PRIMERA PLANA: Decadente PRE

febrero 2, 2015

Una vez más el DIF Campeche se lució en la desorganización del Baile Precarnavalesco que se llevó a cabo el sábado por la noche en el Centro de Convenciones Campeche XXI, el cual ha sido catalogado por muchos, como el peor en su historia.

La impuntualidad de la presidenta del sistema DIF Estatal, Adriana Hernández de Ortega, como ha sido costumbre desde hace 6 años, obligó a que el programa sufriera ajustes a los tiempos establecidos, y tuviera un tedioso inicio.

El evento contó además con poca asistencia atribuida al costo de 700 pesos por platillo, los malos comentarios invadieron las redes sociales quejándose del mal servicio que brindó la empresa encargada del catering.

Entendemos que es un baile a beneficio y por ello el costo, pero deberían servir buena comida y dar un mejor servicio” comentó Carolina Díaz al finalizar el evento.

Los vacíos entre una y otra comparsa provocaron el bostezo y aburrimiento entre quienes acudieron al evento que debió engalanar el inicio de las festividades carnestolendas.

La atención inequitativa a los medios de comunicación para la entrega de acreditaciones por parte de la vocera de dicha dependencia desde hace más de 12 años, Patricia Turriza, dejó en claro su obsoleta manera de pensar al limitar a los medios digitales a una sola persona para cubrir el evento, y por otro lado acreditando hasta el personal administrativo de otros medios convencionales.

Nunca tomó en cuanta las más de 40 mil reproducciones de video en facebook mediante las cuales también se pudo disfrutar del espectáculo, y las bellas imágenes captadas y distribuidas en diversas plataformas de internet.

Pero no podía esperarse menos de quien en lugar de dejar bien parada a la institución donde se ha enquistado, hace hasta lo imposible por obstaculizar el trabajo de reporteros, camarógrafos y fotógrafos, a quienes de acuerdo a su limitado criterio relega en segundo plano.

De este precarnavalesco, que por ser el último en la actual administración creó demasiadas expectativas, solo es rescatable el esfuerzo de cada uno de los reyes participantes y la excelente presentación de sus comparsas que se ganaron el aplauso y reconocimiento de la gente.